miércoles, 27 de mayo de 2015

La música y Ontromus

Hacía tiempo que no me sentaba a escribir tranquilamente en este blog. Aparte de las noticias que van surgiendo, las cuales me gusta recopilar aquí para que no caigan en el efímero "saco del olvido" del resto de redes sociales, me gusta aportar de vez en cuando alguna entrada en la que ahonde un poco más en la novela. Y aquí estoy.

Hace unos años, cuando terminé la primera versión de Ontromus (siendo ya novela y no relato corto), recuerdo que mantuve una conversación con una de las primeras personas que leyeron el manuscrito para darme su opinión. Recuerdo bien sus comentarios, porque es una persona cuya opinión valoro mucho. Entre ellos, había un apunte que viene bastante al caso: "Me he fijado en que durante todo el manuscrito le das mucha importancia a la música". Fue entonces cuando me di cuenta de que tenía toda la razón: en un manuscrito tan corto y de una temática bastante alejada del mundo musical, había incluido una densidad considerable de referencias a canciones y géneros de música. En aquel momento no supe darle una buena respuesta al motivo de este particular hincapié, pues no fue algo que hice del todo intencionadamente. Me gustaría decir que sí, pero no.

Fue después, cuando reflexioné tranquilamente sobre el tema, cuando empecé a darme cuenta del motivo. O, más bien, de los motivos; cuando hablamos de inclinaciones hacia una particularidad u otra a la hora de escribir, al igual que ocurre con los rasgos que desarrollamos en nuestra personalidad, sabemos que nunca nacen a partir de un evento en concreto. Siendo el escribir, a mi entender, una extensión del mismo ser del escritor, esto tiene sentido. La verdad es que, cuando me dedico a dar forma a los personajes de mis historias, la música siempre acaba de alguna manera metiéndose en medio de todo el jaleo. ¿Será porque me he criado con una familia talentosa, con una cultura musical muy fuerte? ¿Será motivo de lo primero y causa de lo segundo el hecho de que pasé parte de mi infancia aprendiendo a tocar instrumentos? Supongo que algo tendrá que ver. Y es que, al escribir, no puedo evitar preguntarme siempre qué tipo de música escucharía tal o cuál personaje: qué melodías tararearía en la ducha, con qué canciones se le encresparía el vello de los brazos. Para mí es parte del ritual para darles vida y tres dimensiones; me parece muy cruel por mi parte ofrecerles una vida sin música. 

Siendo Ontromus una historia tan psicológica, en la que vemos el mundo a través de los ojos y la mente de una protagonista muy encerrada en sí misma, me pareció muy natural que Estela encontrase en la música una forma de huir de su vida mientras se refugiaba en su pecera del primer piso (pequeño guiño en la novela a una canción que se menciona en esta entrada). De hecho, a través de la música acabó conociendo al que se convertiría en su gran vía de evasión para escapar de su presente: Raúl. Las canciones que acompañan a Estela son tan importantes en su desarrollo que tenían que aparecer de algún modo en la historia de su vida.

Después de esta reflexión, me gustaría poner una selección que he hecho de las canciones que más relaciono con Ontromus. Algunas aparecen mencionadas en la novela, incluso sin llegar a desvelarse el título. Otras me sirvieron de inspiración a la hora de escribir, o bien sonaban bastante durante la época en la que me dediqué a escribirla. Por último, hay algunas que, simplemente, me recuerdan mucho a la historia o sus personajes. 

Comenzamos con...


1.- Pink Floyd: Wish You Were Here


La canción de Ontromus por excelencia. Se la menciona en la narración, tanto en la novela como en el relato original; lo curioso es que en cada caso aparece en una escena diferente. Mientras que en la novela suena en un encuentro entre Estela y Raúl (mientras preparan su viaje y después de que Estela haya descubierto que su padre ha intentado localizarla), en el relato se escucha en la radio del coche durante el viaje mismo, cuando Estela empieza a inquietarse por la idea de que Ontromus la siga. La verdad es que incluir esta canción de forma tan explícita fue un pequeño capricho; es parte, por así decirlo, de la banda sonora de mi propia vida y siempre me ha transmitido mucha tranquilidad, pero sin poder olvidar ese matiz melancólico y gris en el fondo. Por eso la cambié de escena: en la novela, el viaje transcurre de forma mucho más optimista que en el relato. Necesitaba que apareciese en una escena en la que Raúl intentase reconfortar a Estela, haciendo Wish You Were Here las veces de un arrullo que no consigue ahogar del todo la inquietud. Pienso también que la letra de la canción se ajusta a Estela, su familia y el monstruo que la atormenta. Haciendo una interpretación un poco libre, claro.


2.- Kasabian: Me Plus One


Respecto a lo que comenté antes, creo que hay canciones de Kasabian que Estela escucharía en sus ratos libres. En concreto, la canción que se menciona en la novela (la que tenía puesta como tono de llamada) sería ésta en concreto.


3.- Theme of Laura (Banda sonora de Silent Hill 2)


La banda sonora al completo de este excelente videojuego sonó de fondo mientras escribía. Pero esta canción en especial me parece perfecta. La atmósfera que transmite es inigualable y me pareció que casaba muy bien con Ontromus.


4.- George Antheil: Serenade for String Orchestra no.1: Andante Molto


Hablando de atmósferas inigualables. Esta pieza musical la conocí con posterioridad al primer relato, pues aparecía en la primera versión del cortometraje de Ontromus, Me pareció un acierto tan rotundo que desde entonces siempre pensaba en ella a la hora de escribir.


5.- Lana del Rey: Born to Die


Lana del Rey es una cantante a la que no soy demasiado asidua: me gustan algunas canciones suyas y otras me parecen horribles. Born to Die se presentó en la vida de mi novela de forma espontánea, pero llegó para quedarse. Recuerdo que mi compañera de piso la escuchaba mucho mientras yo escribía el primer borrador del libro y que la música se colaba en mi cuarto (los pisos de estudiantes y sus paredes de papel). Al principio no me gustaba nada, pero poco a poco empecé a caer en el encanto de la decadencia y el hastío que transmite. Y me di cuenta de que la letra también tiene su relación con la historia. Incluso el videoclip, si somos clementes. 


6.- The Birthday Massacre: Goodnight


Un grupo de mi adolescencia que aún escucho de vez en cuando. Esta canción en concreto me parece brutal. Creo que cuadra bien en un ambiente de caos mental y deshumanización. No la escuché como inspiración para escribir, pero porteriormente también he establecido un lazo mental entre ella y mi novela.


Y hasta aquí esta selección musical. Espero que os haya gustado o, por lo menos, sorprendido. ¿Asociaríais estas canciones a Ontromus? ¿Qué canciones y novelas tenéis más asociadas en vuestra mente? Comentad sin miedo ;)

¡Un abrazo!

Celia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada